El evangelio según San Javier

  • 19 Marzo, 2018
  • Staff HDB
  • Columnas
  • 0
  • 112 Views

Por: José Carlos Campos |El debate

DETALLES.- En la reciente mal filtrada reunión celebrada en Houston entre dueños de clubes del beisbol profesional mexicano, sobresalió la ausencia de los respectivos presidentes tanto de la LMB como de la LMP. Lo anterior, a instancias de los mismos dueños de clubes luego de que en forma particular, ambos grupos señalaron el discurso de confrontación que ha venido utilizando Javier Salinas, titular del beisbol de verano. Así, fuera de la ecuación, el diálogo entre ambas ligas se puede dar sin estar sobre las líneas de tensión y de provocación, se puede platicar sin amenaza de que suenen los tambores de guerra y sin deslices verbales que muy poco abonan a la pretendida unidad de intereses que se busca. Se cita esto porque de fondo, el autoproclamado CEO de la LMB ha estado navegando sobre las estridencias de su discurso, proyectando la imagen de moderno Og Mandino, capaz de hacer creer a la feligresía que el vocho que le dieron para conducir lo puede convertir en un Mercedes Benz. Pero más allá, en los hechos, taladrando en la idea de que la crítica no merece ser vista con seriedad, concepto que permea entre los fieles al beisbol de verano. Ahora todo debe ser matizado bajo el prurito de que Salinas merece el beneficio de la duda, no aceptarlo es caer en la crítica a lo cual, ante todo, existe una acendrada fobia. En la pretendida ruta hacia la modernidad a la que se quiere llevar a la LMB, las cosas se estancan al aferrarse al sempiterno rechazo a la crítica. Salinas, quien hace un año prometía “piel de teflón” ante la crítica, muy pronto parece sucumbir ante el delirio del puesto.

DESLICES.- En labor casi pastoral de Salinas, se recorren las plazas anunciando el nuevo amanecer, etiquetando a los pecadores e incurriendo en esos deslices que ante los ojos del “sector duro” de los aficionados, no admiten crítica alguna. Llamar “amarillista” a cierto sector de la prensa (la “no alineada”), justificar la desaparición de la capilla de la academia de El Carmen con la laicidad de la educación en México y llamar “mejora” al borrado del mural que adornaban dichas instalaciones, pintan de cuerpo entero el nivel del discurso de Salinas. En su recorrido (que hasta parece peregrinar) esparce aromas de soberbia y arrogancia que se justifican en anuncios de convenios diversos y que además, se aderezan con la instauración de anglicismos para señalar la modernidad de la LMB. Hoy, ya no hay jornadas inaugurales sino el “Opening Day” por todos tan deseado. No dudamos que lleguen el “All Stars” de Julio y “The King’s Series” que reemplacen al Juego de Estrellas y las Series del Rey de este 2018. Tras la incorporación de dichos anglicismos, tal vez pronto se anuncien convenios con Harmon Hall o English on Line.

PRECISIÓN.- En nuestra personal percepción, señalaríamos la muy dudosa interpretación que se le está dando a la forma en que se jugará el beisbol de verano este año. Siendo claro que serán dos temporadas, dos torneos (de apertura y clausura) los intentos de matizar o aclarar han resultado, creemos, mis vagos, poco entendibles. Ahora resulta que es “la temporada 2018” que tendrá dos torneos llamados ambos “Alfredo Harp”, pasando más tarde para “aclarar” a bautizarlos como “primavera” y “otoño”. Toda una zambumbia, un real embrollo que vemos dirigido a eliminar posibles vestigios de que la idea sea vista como una vil copia de lo que se hace en el futbol. Al final, creemos que de poco sirve el intento y que en el futuro así será recordado. Y que no se enojen los que detestan la crítica, los enganchados del “beneficio de la duda”, que esa al menos, la dejamos para lo que suceda en lo deportivo. Ahí sí, deberemos esperar que surja lo que nutra a la opinión del aficionado, lo que haga surgir o el elogio o la crítica, así sea que por ahora parezca proscrita en el evangelio según san Javier

Compartir:
s

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: