Inundan comentarios “Extraordinarios” al equipo Indios de Juárez

  • 10 Mayo, 2018
  • Staff HDB
  • Columnas
  • 0
  • 86 Views

COLUMNA DOBLE PLAY

Por: Mtro. Fidencio Liendo Saldaña

Es tanta la pasión que levanta el béisbol, que por algo es conocido como El Rey de los Deportes, y en ocasiones sobrepasa lo que es, “un deporte”, y llega a tomar tintes de telenovela, donde los actores (jugadores) dejan de ser vistos como peloteros y son vigilados por los fanáticos y, desde luego la prensa, y a la menor o gran equivocación que cometen, como seres humanos que son, se convierten en un auténtico tiro al blanco recibiendo criticas de propios y extraños.

Pero cuidado con eso, amables aficionados al béisbol, no olvidemos que ellos son un equipo de béisbol y no un elenco de actores de telenovela, son personas que tienen sentimientos, emociones, aciertos, errores, algunos estudian, otros trabajan, tienen su familia, con todo lo que ello implica, y su objetivo es jugar bien para ayudar al equipo a ganar.

Todo lo anterior, lo comentamos, porque a últimas fechas un tipo de comentarios no muy beisboleros que digamos, sino más bien del tipo de programa de espectáculos, (el béisbol también lo es, pero deportivo), han inundado al equipo indígena que participara en la Liga Estatal de Chihuahua, cuando aún ni siquiera ha comenzado, y, los cuales, no ayudan para nada en la motivación, la actitud, la entrega, el trabajo, que debe hacer el equipo juarense, con miras al arranque del torneo.

Comenzaremos por el final, lo más reciente, aclarando que no pretendemos defender a nadie, pero tampoco atacar a quien este de modo, y que, un servidor, es de la idea de que “en un equipo de béisbol todos los jugadores son necesarios, pero a la vez, nadie es indispensable”, tal es el caso del pelotero José Torres, de quien se dijo que había sido castigado porque desobedeció una indicación del manager Marcelo Juárez, que se retiró de una práctica y desapareció, ausentándose en los siguientes entrenamientos y juegos interescuadras, y que incluso, no estaría con el equipo esta semana en los juegos de pretemporada que sostendrán los Indios ante Dorados en esta frontera.

También, se dice que Torres esta en California, lugar donde muchos sabemos vive en temporadas, lugar al que debió trasladarse por problemas personales, sin tener la comunicación adecuada con la directiva del equipo, pero a la cual, ya le dijo que está listo para reportar en la serie ante Ojinaga, o bien ante Jiménez, ya en casa.

Que es cierto de todo esto, no lo sabemos, lo que sí sabemos es que este pelotero, en su calidad de jugador “caballo” del equipo, se da este tipo de lujos, porque simple y sencillamente, no tiene nada que demostrar, puesto que su calidad en el terreno de juego es innegable, aunque también debemos reconocer que esos desplantes y faltas de comunicación no influyen nada bien en el resto de los jugadores y el cuerpo técnico, pero no olvidemos que no es la primera vez que lo hace, ni creemos que será la última.

Pero, nosotros, toda la gente que rodeamos, de alguna forma al equipo indígena, no debemos exagerar en los comentarios hacia el pelotero, porque también estamos muy ciertos de que en cuanto llegue al equipo, Pepe dejara la piel en el terreno de juego, buscando ayudar al equipo, como lo ha hecho por varios años.

Además, quienes jugamos béisbol, sabemos que este tipo de cosas suelen pasar casi en todas las novenas y lo que si debemos requerir de algún jugador así, es que cuando sea incluido en el line up, se entregue y colabore con el equipo para sacar el triunfo, y así lo hace Torres, quien no solo es buen bat, sino también corre fuerte, roba bases, fildea muy bien en el jardín derecho y posee un tremendo brazo; pese a ello, se sabe que pretenden usarlo como bateador designado, cosa que probablemente ni a él ni a cualquier otro pelotero, que sabe que tiene calidad de juego, le gustaría, aunque ignoramos los motivos que argumente el manager.

Recientemente, también al lanzador Servando López, un pitcher que le ha dado por años buenos números y muchos triunfos a la Zona Uno, aunque también ha sido muy criticado por que a últimas fechas su trabajo en la loma, se limita a tirar cinco entradas y que venga el relevo a seguirle, fue sacrificado porque en la final del Campeonato Regional se le encontró brea en su guante y fue expulsado del partido, como lo marca la regla.

Lamentablemente, el incidente fue entronizado como una falta inaceptable por diversos medios de comunicación, que quizá olvidaron que este tipo de casos se han presentado toda la vida en el béisbol de todos los niveles y en muchas partes del orbe, y que, a final de cuentas, eso, no le aumenta la velocidad a sus pitcheos o le da una mayor rotación a sus tiros a jom, y si así fuera, pues los bateadores, todos, lo notarían de inmediato, incluyendo al umpire que está detrás del jom.

Y lo más curioso, es que las criticas las recibió de los medios locales en un torneo regional, que no deja de ser selectivo para conformar al equipo Indios de Juárez, en el cual López es una pieza fundamental y parte del staff de abridores, por lo que los comentarios serian escandalizados e interpretados a su manera, en la otras nueve zonas del estado, es decir, nosotros mismos satanizamos a los jugadores de la Tribu teporaca, dicho sea con todo respeto y como una opinión personal.

Haciendo historia, este tipo de casos, ya los hemos tenido en el conjunto teporaca, pero repito, lo que más importa es el desempeño de un jugador digamos “indisciplinado” y no su vida fuera del terreno de juego o su relación sui generis con el resto del equipo, incluyendo al cuerpo técnico, sin exagerar, claro, y sin llegar a faltarle al respeto a sus compañeros y desde luego al manager y sus coachs.

Por ejemplo, hace dos años, el paracorto Oscar Sigala, una pieza fundamental en el orden al bat indígena y de muy buenas manos defensivas, se arregló con el equipo Cuatro Caminos en el torneo regional, y a la hora de reportar, jamás lo hizo, enrolándose unas fechas más en otro equipo, se esperaba que la directiva de ese tiempo lo castigara, sin embargo, no pasó nada.

Mario “Tucán” Quintero, un jugador todo entrega en la loma de pitcheo, pero una pesadilla para manager y directivo de cualquiera de las diez zonas del estado, ayudo mucho a los Indios, pero recordamos aquella serie final ante Parral, en la que no se presentó a tiempo para abrir el juego que decidió el campeonato para la Furia Gris parralense, llego tarde y entro al relevo, pero resultando infructuoso su esfuerzo para ayudar a los Indios fronterizos, fue castigado?, pues no que sepamos.

El ya mencionado, José Torres, hace unos años tuvo problemas con el entonces manager teporaca Víctor Flores en los entrenamientos del equipo, y, a final de cuentas, el manager salió del equipo y el jugador continuo, ese fue el mismo año, en que el equipo Indios cambio el tradicional logotipo de la jota mayúscula rodeada de un penacho de plumas, se dijo, que uno de los peloteros que influyeron en ese cambio fue, precisamente, José.

En años anteriores, han sido otros los peloteros que de una manera u otra, han protagonizado episodios no muy decorosos, pero no solo en esta zona, sino en todas, y es muy conocido en las 10 zonas, el comentario de que tal o cual jugador no le pone al entrenamiento como los demás, sí, pero se olvidan del desempeño del jugador en el terreno, que no deja de ser muy bueno, o el de que un grupo de jugadores que se van de parranda por la noche y regresan en la madrugada, pese a la vigilancia y advertencia del cuerpo técnico, el problema seria que en el juego siguiente, ellos salieran al terreno a dar lastima y no a ayudarle al equipo.

Este tipo de cosas, son parte del béisbol, y eso lo sabemos los que somos peloteros, y no solo es privativo del béisbol amateur, sino también del profesional, ahora mismo, recuerdo las críticas que siempre recibió el ya retirado Jesús “Chucho” Sommers, a quien siempre se le acusó de no ponerle interés a la práctica por sus compañeros de los equipos donde jugo.

Pese a ello, Sommers, se dio tiempo para conectar 3004 hits de por vida, el máximo de la historia de la liga, 488 dobletes, segundo de por vida y para producir 1534 carreras, quinto escalón de la Mexicana de verano, y eso que no le ponía ganas al entrenamiento, imagínese amigo aficionado, si le hubiera puesto, lo que habría hecho, no, más bien, creo que un pelotero de esa categoría, llega un momento en que alcanza tal nivel de juego y dominio de la pelota, que él sabe cómo administrar su práctica para mantener la calidad de juego a que tiene acostumbrado a la afición y a los directivos de su equipo.

Tan es así, que ha habido peloteros que siguen jugando a muy buen nivel pese a su edad avanzada, ahora mismo está el caso del pitcher de Texas, Bartolo Colon que a sus 44 años sigue ganando juegos en Ligas Mayores, o el del cubano Rafael Palmeiro, bateador de 3000 hits y 500 jonrones, que recién ha sorprendido a medio mundo con su idea de que a los 53 años intenta regresar a la MLB, o que le parece el caso del dominicano Julio Franco que al momento de su retiro rondaba los 47 años de edad, dándose el lujo de jugar en México y Japón, y para cerrar, el caso de Ramón Arano, quien todavía a sus 60 años pudo lanzar en un partido del béisbol profesional mexicano, ASI ES EL BEISBOL, amigos lectores, por eso lo comparan con una misa religiosa, porque mucha gente acude a ellos, pero muy pocos son los que le entienden…….HASTA LA PROXIMA em@ail: filisa25@hotmail.com twitter: fliendo_25

Compartir:
s

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: