La importancia de un Torneo Regional – Columna Doble Play por Mtro Fidencio Liendo

  • 3 Marzo, 2018
  • Staff HDB
  • Columnas
  • 0
  • 115 Views

COLUMNA DOBLE PLAY 28/FEBRERO/2018 MTRO. F. LIENDO S.
LA IMPORTANCIA DE UN
TORNEO REGIONAL DE BEISBOL

Por: Mtro. Fidencio Liendo Saldaña
Muchas han sido las ocasiones en que hemos escuchado en voz de los aficionados al béisbol en esta frontera “ya para que hacen el Regional, si el equipo que llevaran al Estatal, ya está hecho, qué caso tiene”, y vaya que están en un error, porque el béisbol encierra un sinnúmero de actividades, que siempre se pueden seguir mejorando, año con año, hasta que se hagan a la perfección.

Ahora mismo solo se han jugado cuatro jornadas del torneo, y ya hemos podido observar varias cosas, que se pudieran hacer mejor, en bien de toda la gente involucrada en el rey de los deportes, desde equipos con sus jugadores y coaches, directivos, umpires, entrenadores, etc.
Por ejemplo, observamos en el juego Overs ante Brujos, como uno de los manejadores se equivocó al mandar a un corredor de tercera base al jom, en busca del pisa y corre que le diera el empate a 8 carreras, pero en un elevado demasiado corto, entre la segunda base y el jardín derecho, por ello, su jugador fue puesto out de calle y el juego termino, cayendo derrotado.

Entonces, en este tipo de jugadas y juegos, también los manejadores de los equipos debemos aprender a dirigir mejor de lo que lo hacemos, para que los jugadores también aprendan a jugar un mejor béisbol y les sea más fácil sacar el triunfo; allí el corredor se equivocó porque claro que debió haber amenazado su ida al jom, para obligar el tiro del jardinero, pero a unos cuantos pasos debió regresar a su base, porque aún le quedaba otra oportunidad para anotar, ya que había un solo out y él era la carrera del empate.

Y sin prejuzgar que ocurrió, porque no lo sabemos, en esos casos el coach debe acercarse a su corredor y prevenirle, antes de la jugada, sobre los escenarios que pueden ocurrir con batazo en rola, con elevado a los jardines o con un pasbol y el corredor debe jugar vivo, en el entendido de cuantos out hay y que él es el corredor del empate o el gane; aquí se equivocaron el coach y el corredor y su consecuencia fue la derrota para su equipo.

Así mismo, en ambos fines de semana que se han jugado de torneo regional, hemos observado con agrado, que se han dado cita a ver los juegos una muy buena cantidad de aficionados, al menos en el Parque Carta Blanca, quizá el doble de los que asistíamos en años anteriores y eso es muy bueno, sin embargo, el fanático batalla demasiado para saber quiénes son los peloteros que están viendo acción, el que viene de emergente o quien es el pitcher que llega al relevo.
A qué se debe lo anterior, bueno pues a que no hay un sonido que anuncie cosas como cuál es el marcador del juego, quien lanza, el que se para a batear, quien viene de emergente, que cambio se está haciendo en la loma o en qué entrada va el partido, todo ello, le dan al aficionado datos de interés que lo mantengan metido en el juego y que una semana después se sienta con ganas de volver al estadio a presenciar un juego más.
Sobre todo, a la gente le interesa saber quiénes son los peloteros novatos, los foráneos y los clasificados, y aún más si es el primer año que vienen a probar suerte en el béisbol juarense, por cierto, en ese mismo juego vieron acción varios de los peloteros que se supone integraran el staff de pitcheo de los Teporacas.

Tal es el caso del pitcher zurdo tijuanense que relevo muy bien enseñando una recta de muy buena velocidad y un mejor cambio que sacaba de ritmo a los bateadores, aunque él fue quien perdió el juego, en relevo al inicialista, quien por cierto se vio muy bien en la loma, pero luego de varios errores y faltas de aplicación de sus compañeros fue relevado y se le vio alegando acaloradamente con su manejador, delante de toda la banca del equipo y fuera del dogout.

Eso también es otra de las cosas que deben aprender los jugadores de béisbol, tienen derecho a inconformarse por una situación de juego, pero a la hora de expresarla deben ser prudentes y cuidadosos para no hacerlo de forma que divida o incomode al resto del equipo y se refleje eso en el resultado de los juegos.

Otra de las cosas que también hemos visto en estas cuatro jornadas es la falta de aplicación de muchos de los jugadores, a la hora de fildear, de tirar a la base correcta, de adelantarse a la jugada, de cubrir a sus compañeros, o bien, de asistir a cubrir los tiros en la posición adecuada para cortar o dejar correr una bola y sacar out donde sea más conveniente.

En al menos unas tres ocasiones, en ese juego del que estamos hablando, vimos como el primera base de uno de los equipos, jamás se movió a la loma de pitcheo primero para hacerle blanco al jardinero que vaya a lanzar al jom y segundo para estar en posición para cortar o dejar seguir un tiro según convenga, y en esas tres veces les anotaron carrera; también vimos como un doble play fallido, permitió el empate del juego a 7 carreras por bando, donde el segunda base realizo un pivoteo lento y un tiro muy flojo y picado que levanto pero no pudo sostener el inicialista en plena séptima tanda.

Y no crean amigos lectores que esto es exclusivo de Juárez, no, también hemos visto vía redes sociales algunos juegos de Delicias y Parral, y también allí hemos observado cosas como en situación de toque de bola el corredor embasado sale al robo de base, mandan bateo y corrido sin out corriendo mucho riesgo de un doble play, tiros de los jardineros muy altos que no pueden ser fildeados por el cortador, coaches que les hacen el primer out de la entrada en tercera base o el jom, relevistas que llevan ventaja de una o dos carreras y permiten carrera con un par de picheos descontrolados.

Todo puede ocurrir en un juego de béisbol, pero no en un torneo regional de zona, que se supone es el mejor evento anual que hay en las 10 ciudades más grandes del estado chihuahuense, donde podemos observar a los mejores equipos, jugadores, coaches y manejadores que hay en una ciudad; y menos debería ocurrir en un Campeonato Estatal, una liga que tiene muchos jugadores que podrían estar jugando en el béisbol profesional.

De tal suerte pues que la importancia que reviste un torneo regional es mucha y por diversas razones, por lo cual se debe continuar efectuando en cada zona, con miras a mejorar la organización de los 10 equipos que se enfrentarán, por seis meses, en un torneo estatal.

Por lo que toca al Regional de Ciudad Juárez, Brujos con 4-0 y La Tribu con 3-0 mantienen su calidad de invicto, y lideran la competencia, mientras que los Overs, Villa Ahumada y Aledanes le siguen de cerca con 3-1 y los juveniles de la Liga Villahermosa están en la pelea con 2-1.

A nivel individual, está quemando la liga un jovencito de nombre Diego Ramírez, que batea nada menos que .727, con par de cuadrangulares, 8 imparables, 8 carreras remolcadas y 7 anotadas, todo ello, solo en cuatro cotejos, y precisamente la labor de este jovencito, que apenas el año anterior debutó en el Estatal, enseñando buenas manos, pero un bateo flojo, viene a darle fuerza a nuestro comentario de hoy, hay que darle la oportunidad de jugar a los jóvenes para que vayan perdiendo el miedo escénico y saquen a relucir sus facultades, este joven hizo los ajustes necesarios, se aplicó a la hora de entrenar y le esta haciendo caso a las recomendaciones de los que saben entrenar y jugar y está haciendo las cosas mucho mejor.

En cuanto al pitcheo, el joven veterano Aron Aguilar, es el mejor lanzador del torneo, y también ello es un gran ejemplo para todos los jóvenes y adultos que juegan béisbol en esta ciudad, suma en un par de salidas record de 2-0, con 17 ponches y 0.00 de efectividad en 10 entradas trabajadas, le hemos observado una muy buena velocidad en sus rectas y sobre todo buen control en sus pitcheos, con ello levanta la mano para mantenerse en el equipo grande de los Indios, en el que el año anterior fue relegado al cuerpo de relevistas.
Por último se anunció que ha sido firmado para jugar con los Indios de Juárez, el serpentinero derecho nativo de Hermosillo, Sonora, Luis Fernando Miranda, que fue el mejor lanzador de la recién terminada Liga Invernal Mexicana, que se juega en la región del Bajío y Ciudad de México, luego de haber estado cerca de ganar la triple corona de pitcheo, con 5 ganados, 2.01 de efectividad y 47 ponches, tiene 23 años de edad y una estatura de 1.82 y su recta que supera las 90 millas lo llevo a ser firmado por los Bravos de Atlanta, después de haber jugado para Tigres de Quintana Roo, ahora pertenece al Diablos Rojos.
Esta es una gran noticia para el staff de pitcheo aborigen, que le viene a dar una gran profundidad y apoyo al par de abridores Álvaro Sandoval y Servando López, quienes deberán trabajar duro para conducir al equipo aborigen por cuando menos 7 entradas en el juego que inicien en la loma y de allí el bullpen termine y preserve las victorias para los locales, por cierto, Antonio Miranda y Jovani Mundo realizaron par de efectivos relevos en el duelo de invictos ante Overs, y este último tiene promedio perfecto de limpias con 0.00 en 11 episodios lanzados, lo cual es música muy agradable para los Indios, ya que Ricardo Jaquez está buscando un lugar en la Mexicana de Verano y Dagoberto Vargas no se ha visto aun por acá.

Y por allí anda un joven de nombre Alfredo Reyes con un par de triunfos en el mismo número de salidas, que enseño cualidades desde el año anterior, cuando fue con la Selección México a la Universiada Mundial y en Jiménez, en una de sus pocas ocasiones que pudo lanzar en el Estatal del 2017, le realizó muy buen relevo a los Rojos, en su propia casa, el estadio 21 de Marzo, algo no muy fácil de ejecutar…….HASTA LA PROXIMA email: filisa25@hotmail.com twitter: fliendo_25

Compartir:
s

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: