Columna Doble play por Mtro Fidencio Liendo – otra sinergia en Indios

Por: Mtro. Fidencio Liendo Saldaña

“El béisbol es de rachas”, y Juárez, carga una de largos 17 años sin lograr campeonar, mas no de ser un equipo protagonista en el Campeonato Estatal chihuahuense, no se ha podido ganar un cetro desde el 2000, sin embrago, el equipo ha estado metido en playoffs, logrando incluso, varios subtítulos.

En los años noventa Juárez logro las coronas del 96 y 2000, y también fue subcampeón en 95 y 98, más el titulo desierto del 92 que se les fue por la protesta del equipo Faraones; en esos años el equipo indígena estaba conformado, en su gran mayoría, por peloteros oriundos de esta fronteriza región, con excepción del pitcher veracruzano Armando Román, el antesalista Eduardo Cital, oriundo de Dinamita, Durango, o el de Guadalajara, Ricardo “Bakatete” Fernández.

En esa época brillaron muchos peloteros hechos en los campos de béisbol de esta ciudad y la región, como Héctor Pérez, Richy Rentería, Juan Luis López, Rene Solís, Carlos Lazcano, Jorge Solís, Manuel Martínez Yu, Carlos Sánchez, Miguel Galindo, Jorge Orozco, Isaac Sánchez y curiosamente varios grupos de hermanos, como Javier y Jorge Pérez, Gabriel, Carlos y Efraín Lara, Pablo y Cesar González, Mario, Sergio y Armando Mora, entre otros.

Una década antes, en los ochentas, estuvieron David Limas, Mario López, Jorge Mora, Jaime “Frijol” Mora, Juan González, José Luis Martínez, Sergio Cordero, Gilberto Ontiveros, Celso Solís y también algunos hermanos como José Luis y Oscar Moncayo o los Ituarte, Enrique y Andrés, esas fueron muy buenas camadas de peloteros eminentemente juarenses.

Pero, a partir del cetro del año 2000, el béisbol juarense cambio de rumbo y el equipo teporaca comenzó a poblarse de peloteros foráneos, excluyendo poco a poco al talento local, quienes simple y sencillamente, dejaron de tener cabida en el equipo titular de la novena indígena, pocos fueron los que lo lograron como Aarón Aguilar, Juan Pedro Plascencia, Edgar Jiménez, Marco Márquez, Carlos Hernández, Juan Martínez, Juan Reyes, los hermanos Originales, Frank Chávez, Emilio Guerrero, Ricardo Bounds, Alejandro Bobadilla, Aldo Castillo.

Y, el colmo fue que, a partir del 2012, también se inició el desfile de coaches foráneos, que vinieron y pasaron sin pena ni gloria, no logrando el ansiado campeonato, comenzando por el mismísimo Francisco Paquin Estrada, Adelaido Rodríguez y German Leyva, y, para esta campaña, llega de tierras manzaneras Marcelo Juárez, uno de los dos managers más ganadores del béisbol chihuahuense actual, quien se espera le rinda frutos a la Tribu juarense.

En ese lapso de 17 años, hemos tenido una serie de sinsabores e incongruencias, peleas por el mandato de la Zona Uno entre las gentes de pantalón largo, lucha entre las marcas cerveceras para patrocinar el equipo, cambio de sede del Canales Lira, se pasó al Carta Blanca, luego al Corona 2000 y ahora el estadio Juárez, y también, muchos jugadores locales, que ante la falta de oportunidad de jugar en el equipo indígena, migraron a las zonas de Casas Grandes, Madera, Camargo, Chihuahua, Cuauhtémoc, e incluso, Parral, donde jugaron Mario López, Noé Rodríguez, Mario Perea, Ramón Ogaz, o Emilio Guerrero.

Pero, como todo en la vida, las cosas cambian y nada es para siempre, y desde el año anterior vimos, con mucho agrado, que los peloteros juarenses fueron tomados en cuenta para tener un papel protagónico en el equipo, con contadas excepciones, como el caso de Aarón Aguilar que fue relegado al papel de relevista o el del cátcher novato Jorge Padilla, quien se cansó de batear líneas cada que le daban chance, pero no consiguió un lugar en el cuadro titular.

Resalta, sobre todo, el caso de los novatos, que se crecieron ante la oportunidad que les dieron de jugar y respondieron al máximo, tal es el caso de la labor ofensiva con la que cumplieron Rafael González y Luis García, pese a que lucieron verdes con el guante, en cambio Diego Ramírez e Iván Duarte, enseñaron que podían ayudar al equipo, pero con el guante, ya que, con el bat, quedaron a deber.

Ya en este año, el torneo regional, inicio y de inmediato se notó una sinergia diferente, porque la mayoría de los equipos participantes contaban con un buen número de peloteros jóvenes, a los que les permitieron mostrar sus facultades y demostrar que podían dar el ancho en el equipo grande de los Indios de Juárez, dado lo anterior, son varias las caras nuevas que están en el equipo.

El cátcher, primera base, la segunda colchoneta, las paradas cortas, uno de los jardines y dos o tres lanzadores, son posiciones donde hay otros peloteros este año, y el manager, que también está debutando, Marcelo Juárez, les ha brindado la oportunidad desde el arranque, aunque ha dejado bien claro, que el roster estará abierto para que cualquier jugador pueda ser dado de alta, si el equipo lo necesita.

Ese es el caso de Eduardo Salas, un pelotero joven, que cuenta con muy buenas manos a la defensiva y que este año lo vimos mejorar mucho con el bat, fue observado por Marcelo y este ha decidido darle la titularidad en las paradas cortas del equipo indígena, pese al tráfico pesado que hay en esa posición con Oscar Sigala y el novato Diego Ramírez, desafortunadamente Salas tuvo un debut difícil este jueves y salió del partido a medio juego, pero bueno, es solo el primer juego donde ve acción.

Otros que han recibido la oportunidad de estar en el roster inaugural en el equipo son los catchers José Hernández y el utility Julio Méndez, los infielders Eudor García y Miguel Rodríguez, los novatos outfielders Ángel Peña y Yael González, así como los lanzadores Alberto Tovar, Alfredo Reyes, Mario Ureña y Marcos Abascal, entre otros.
Ahora, ¿qué tienen que hacer estos peloteros?, sin duda, aprovechar la oportunidad que les den de jugar y ganarse así la confianza del manejador Marcelo Juárez, quien tiene en sus vitrinas seis trofeos de campeón, curiosamente dos en los noventas, dos en la primera década del siglo XXI y dos más en lo que va de esta década, por lo que está ante el reto de romper esa jetatura, de solo ganar un par de cetros en cada década.

Sera este al año de los Indios para volver a agenciarse el titulo?, no lo sabemos, pero si nos gustaría ver un equipo donde todos aporten para buscar el triunfo, donde quien haga méritos reciba su oportunidad de jugar, donde se juegue en conjunto, donde haya actitud, entrega, coraje, lucha hasta el final, compañerismo, entre otros, ¡buena suerte para los Indios de Juárez!……..HASTA LA PROXIMA email: filisa25@hotmail.com twitter: fliendo_25

Compartir:
s

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: