Por: Tomás Víctor López |Sultanes

Desde el arranque de la temporada, Ricky Álvarez ha estado “caliente” con el bate y se ha mostrado como el líder en la ofensiva de los Sultanes, al aparecer como puntero de la Liga Mexicana en cuadrangulares y carreras producidas.

Sin contar el partido de este domingo en Aguascalientes, Álvarez acumula 11 jonrones y 32 carreras empujadas para ocupar el primer lugar en los dos departamentos.

El pelotero originario de Tijuana señala que lejos de vivir presión, disfruta la responsabilidad que implica aparecer como cuarto bate de un equipo de tradición como el Monterrey.

Ricky agradece la confianza del manager Roberto Kelly y el trabajo en equipo para encontrar de manera permanente compañeros en las bases a la hora de presentarse a la caja de bateo.

“Es algo que nunca le he tenido miedo, de hecho a mí me gusta estar ahí, pido que me pongan ahí porque me gusta el reto, me gusta esa adrenalina que puede tener ser el cuarto bate… yo sé que es una pieza importante y así puedo ayudar más al equipo”, señala el primera base.

“Como te digo, es una posición que me gusta, es un reto para mí y por eso todos los años trato de seguir mejorando y de ayudar cada vez más al equipo donde esté a la hora de los partidos”.

Además, el toletero batea para .353 de porcentaje para ser el mejor en Sultanes, y tiene 12 dobletes para ocupar el segundo sitio en la Liga.

A la defensiva, la alternado con el venezolano Daniel Mayora la función de primera base y bateador designado.

“Estoy contento por lo que he estado logrando y más que nada porque el equipo ha estado muy bien, comenzamos bien, seguimos arriba en la tabla y ese es nuestro objetivo, seguir allá arriba”, indica el beisbolista.

¿Volteas de repente a ver las estadísticas?

“No, la verdad no trato de pensar en eso… busco hacer el mejor trabajo posible todas las noches, solamente salgo a tratar de ayudar al equipo, creo que si me enfoco en eso y puedo ayudar al equipo cada noche, bueno, los números van a seguir ahí”.

Reiteró que se siente agusto por haber regresado a la Zona Norte, sobre todo por volver a vestir la camisola de los Sultanes.

El año pasado Ricky demostró que puede con la tarea de cuarto bate, al terminar como campeón en carreras impulsadas con 105, al jugar para Unión Laguna y Leones de Yucatán.

En el partido del sábado en Aguascalientes, Álvarez guió al Monterrey al triunfo de 16-9 sobre Rieleros, al batear dos jonrones y producir siete carreras, incluyendo un cuadrangular con las bases llenas.

El martes la Liga llegará a la mitad del calendario en el primer torneo corto y Sultanes aparece en el primer lugar de la Zona Norte y de la liga de verano con marca de 18 ganados y ocho perdidos, sin contar el juego dominical contra Rieleros.

Compartir:
s

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: