Etiqueta: Historia del béisbol en Chihuahua

Héctor Espino y el equipo Process Albe

HECTOR ESPINO, vistiendo la franela del equipo Process Albe en el año 1958, Espino es el cuarto de la fila superior, de izquierda a derecha.

El equipo Process Albe participaba en la categoría de primera fuerza de su natal Chihuahua, era dirigido por Raúl Alvarez.

Hector Espino era la gran atracción en el béisbol local, un extraordinario bateador y un magnifico parador en corto.

HECTOR ESPINO a la edad de 18 años era un joven con un gran ímpetu, con un poder avasallador y con una desición inquebrantable.
Los llanos polvorientos de algunas colonias de Chihuahua fueron testigos fieles de la contundencia de sus batazos.

Su categoría era imponente, su bat seguía tronando y sus cañonazos causaban la admiración de los espectadores en cualquier parque de pelota en donde se presentaba con el equipo que dirigía Raúl Alvarez.

El juego Increíble

Por: Librado Velo Amparán.

Foto:Alfonso “el Indio” Gutiérrez.

Via:Sólo Béisbol Juárez

Fue en 1980, en el “Viejo” Orta de Delicias; una semifinal del Regional de la III Zona, era el 5º. y definitivo partido. Duelazo entre “el Indio” Alfonso Gutiérrez por Rosales, contra Juan Carlos Amparán por el equipo de Delicias.

Este último era un lanzador joven con mucha calidad, pero que desafortunadamente se lastimó el brazo pocos años después y terminó una prometedora carrera en el béisbol. Llegaron a la 9ª. entrada con ventaja de 1 a 0 para los locales, y no solamente eso, Carlitos estaba lanzando sin hit ni carrera; sacó rápidamente dos outs, y entonces sucedió lo inimaginable: Vino a batear de emergente el mismo pitcher rival, el famoso “Indio” y sacó tremendo batazo que se fue de cuadrangular.

Fue asombroso, de golpe y porrazo se terminó la blanqueada, el sin hit y lo más importante, se empató el partido y se fueron a extra innings. Para colmo, el mismo Alfonso vino en la 11ª. entrada y con un sencillo impulsó la de la ventaja para su equipo, contra el mala suerte Amparán.

Esa fue una de las muchas hazañas del “Indio” en su trayectoria, también muy breve; Rosales ganó ese partido y luego el campeonato, el primero de esa población, al mando de Enrique Soto. ¡Qué tiempos!

Doble juego en el Estadio “Cruz Blanca-Listón Azul”.

Por;Paco Gómez de la Fuente

Anunciados para lanzar por los Indios: Rafael García y Mike Paul.

Había que llegar temprano a retratarse en las taquillas, pero no sin antes, claro, hacer una “escala técnica” en la Posada de los Hermanos Martínez ( frente al estadio, cruzando la Av. Reforma ) a disfrutar de una suculentas flautas y unas dos o tres “Bolas” de Cerveza de Barril para que amarraran y de una buena vez ir calentando el brazo.

Saliendo del estadio, la caminera en el Reforma o en el Belmar.

Juárez, sin duda la ciudad con mayor tradición e historia beisbolera en el estado de Chihuahua.

Y se aceptan retas.

Aquella semifinal de 1998 entre Indios y Dorindios

Por: Paco Gómez de la Fuente

Del Baúl de los Recuerdos.

Después del rotundo fracaso que significó su incursión por la Quinta Zona un año antes, el TUCOP ( Todos Unidos Contra el Panela ) orientó en 1998 sus baterías rumbo a la capital del estado y hacía allá se encaminó una buena parte de los peloteros que habían sido la base para que los Indios se alzaran con el título en 1996.

Arrancó el Campeonato Estatal de ese año, y fue entonces cuando hizo su triunfal aparición en escena un equipo que la gente comenzó a llamar DORINDIOS.

Era la selección de la Segunda Zona conformada por los mejores jugadores de aquella región, reforzados con los Indígenas que habían emigrado a principios de año hacia el antigüo San Felipe el Real.

Una vez que finalizó el rol regular los Indios pasaron sobre los Mineros de Parral en el primer play-off, unos Mineros de Parral, que ese año de 1998 habían armado un tremendo trabuco para festejar “el Centenario de que el beisbol llegó al sur del estado”.

La serie terminó en cuatro juegos. Dos allá y dos aquí.

Los orgullosos Mineros tuvieron que conformarse con pasar a la ronda de semifinales como “el menos malo” de los perdedores y se enfrentaron a los Manzaneros de Cuauhtémoc, que los dejaron fuera de la pelea.

Pa trás los filders. Se acabó el festejo.

En el otro frente de las semifinales se armó el duelo que todo mundo esperaba con ansias: Indios contra Dorindios se darían el quien vive.

Y esta es la historia.

Partido Núm. 1

Fecha: 29 de Agosto de 1998.
Lugar: Estadio “Carta Blanca”.
Pizarra Final: Chihuahua 7 Juárez 3
Pitcher Ganador: César Romero en relevo de 1.2
Pitcher Perdedor: Mario López en relevo ( se enfrentó a cuatro bateadores y no pudo sacar un solo out: dos bases por bolas, error de Pablo González en el derecho y doblete de Carlos Licón ).
HR. Carlos Lazcano ( 1 ) por Dorindios. Sin gente en base.
En la octava entrada se suscitó un broncón en el terreno de juego cuando Hiram Franco golpeó a Efraín Lara mientras le estaban dando la base por bolas intencional. El Efra le dió un “coscorrón” con el bat al Chilaquil Arturo Rey, que estaba en la receptoria. Fueron expulsados: Arturo Rey, Hiram Franco, Ricardo Bacatete Fernández y Efraín Lara.

Partido Núm. 2

Fecha: 30 de Agosto de 1998.
Lugar: Estadio “Carta Blanca”.
Pizarra Final: Chihuahua 7 Juárez 11
Pitcher Ganador: Jacobo Ornelas en 7.1 con relevo de Carlos Sánchez que se acreditó el salvamento.
Pitcher Perdedor: Alejandro Rivera en 5.0 y dos bateadores. Vino después un desfile de siete relevistas.
HR. Rodolfo García ( 1 ) por Dorindios. Con uno en base.
Javier Pérez ( 1 ) por los Indios. Con uno en los senderos.
Lo más sobresaliente, en la séptima el ampayer principal tuvo que salir del juego después de recibi un batazo accidental en la cabeza cuando estaba en turno Carlos Licón.

Partido Núm. 3

Fecha: 5 de Septiembre de 1998.
Lugar: Estadio “Manuel L. Almanza”.
Pizarra Final: Juárez 8 Chihuahua 7
Pitcher Ganador: Mario López en relevo de 7.0 al abridor Gabriel Lara.
Pitcher Perdedor. Hiram Franco en relevo de 2.2
Jacobo Ornelas se acreditó el salvamento.
HR. René Solís ( 1 ) con uno en base. Pablo González ( 1 ) Solo. César González ( 1 ) Solo. Por los Indios.
Arturo Rey ( 1 ) con uno en base por los Dorindios.

Partido Núm. 4

Fecha: 6 de Septiembre de 1998.
Lugar: Estadio “Manuel L. Almanza”.
Pizarra Final: Juárez 12 Chihuahua 14
Pitcher Ganador: César Romero en relevo de 5.1 al abridor Luis González. Vinieron después Hiram Franco y Alejandro Rivera.
Pitcher Perdedor: Jorge Martínez Arrieta en relevo de 2.1
HR. César González ( 1 ) por los Indios. Con casa llena.
Carlos Lazcano ( 1 ), Arturo Rey ( 1 ) y Rodolfo García ( 1 ) por Dorindios.

Partido Núm. 5

Fecha: 6 y 7 de Septiembre de 1998.
Lugar: Estadio “Manuel L. Almanza”.
Pizarra Final: Juárez 22 Chihuahua 15 ( En 10 entradas ).
Pitcher Ganador: Javier Pérez en relevo de 1.2
Pitcher Perdedor: César Romero en relevo de tres bateadores ( no sacó un solo out ).
HR: René Solís ( 3 ) Efraín Lara ( 1 ) Javier Pérez ( 1 ) y Manuel Martínez Yu ( 1 ) por los Indios.
Ricardo Rentería ( 1 ) Tino Gardea ( 2 ) Rodolfo García ( 1 ) Iván Sánchez ( 1 ) por los Dorindios.
Con un estadio casi en penumbras, René Solís conectó su segundo cuadrangular en la novena entrada con dos en base para emparejar dramáticamente los cartones a 15 carreras por bando. En total, la Ranita produjo 9 carreras y anotó 4.
La décima entrada se jugó el lunes a mediodía, y con un rallie de siete carreras dejaron fuera de la pelea a los Dorindios. El batazo estelar fue el tercer homerun de René Solís con dos en base.

Chihuahua, los Dorindios, se quedaban en el camino.

Juárez conseguía el boleto para la gran final contra los Manzaneros de Cuahutémoc, final que se convertiría en una guerra de batazos ( entre los dos equipos hicieron 134 carreras, conectaron 161 hits, entre ellos 29 homeruns ) en la cual los Indios sacaron la peor parte.

Pero esa es otra historia.

El Nono Martín Hernández fue el Manager de los Indios, llevando como coaches a Javier Ramírez Zapata y Manuel Bobadilla Esquer. Mi tocayo Panchito Cerino fue el anotador oficial. Raul González estuvo como auxiliar de anotador. El Médico del equipo fue Oscar Ríos Castillo y los Bat Boys fueron Vicente Araiza y Juanito Solís.

Salud.

La furia gris, Un equipo orgulloso, arrogante y ganado

Por:Manuel Armendariz Chávez

Si duda alguna es el equipo más popular del estado de Chihuahua, taquillero en cualquier plaza, con seguidores en todo el estado de Chihuahua. Un equipo orgulloso, arrogante y ganador que fue uno de los fundadores del béisbol estatal. En 1936, Chihuahua, Parral y Juárez fueron los primeros equipos en jugar béisbol estatal. Antes de que se fundara la A.E.B, Parral ganó 13 campeonatos.

Se dice que en Parral se jugó por primera vez béisbol en el estado de Chihuahua en el año de 1898, por lo tanto, en 1998, la afición celebró el centenario del béisbol en Parral, pero esta historia se contará más adelante.
Fue el primer campeón en el béisbol estatal organizado por la A.E.B. en 1957.

Para esas épocas, los Mineros de Parral llevaban un paso impresionante, llevaban 13 títulos en 20 años, por lo tanto, al organizar el béisbol de Chihuahua y jugarse el primer campeonato oficial por la AEB, los Mineros de Parral fueron los primeros en ganar el campeonato estatal. Pero al expandirse el béisbol estatal, se crearon muchos equipos y la competencia empezó a nivelarse, tanto fue que los Mineros de Parral tuvieron un ayuno de 15 años sin coronarse, la década de los 60’s fue Gris para los Mineros ante el dominio de Indios y Algodoneros en aquel entonces.

La Furia Gris. Para la década de los 70’s, llegaron al equipo de Parral algunos buenos refuerzos: . Esto aumentó la calidad de Mineros y lograron un Bi-campeonato en el año de 1972 y 1973, A partir de este equipo, se le conoció a los de Parral como “La Furia Gris”, el nombre del equipo del regional que más triunfó en aquella época.

Alfonso Alvaro Juárez testigo icónico del beisbol

La vida de Alfonso Alvarado Juárez, procedente de Mulato, Ojinaga, está ligada al beisbol de Chihuahua. Litigante, padre de familia, deportista, asesor, directivo, marca una pausa de su brillante carrera ligada al deporte rey. Hoy su nombre lo lleva el campeonato regional de primera fuerza 2018. Acogido en Cuauhtémoc, desde su arribo como juez de los juzgados penales en 1971, un rosal, el clima en la moderna plaza de la época, lo enamoraron para decidir quedarse, ciudad donde actualmente radica. Manager de Manzaneros, asesor de la Asociación Estatal de Beisbol, asesor de la Federación Mexicana de Beisbol, interino de la asociación y presidencia del mismo organismo que dirige los destinos del Circuito Estatal de Beisbol, creador del Salón de la Fama de Cuauhtémoc, cada etapa envuelta de grandes satisfacciones, aprendizajes y anécdotas .

Alfonso Alvarado Juárez se siente orgulloso de su familia, califica que el beisbol ha evolucionado, sólo falta hacer contratos laborales; jugador directivo, confía en que el actual presidente de la sexta zona Diedrich Peters Knelsen haga buen papel, cuenta con material para armar una buena selección. “En cincuenta años 10 campeonatos, no es fácil, no se dan en macetas, el beisbol debe ser autónomo. No involucra la política, apegado a los estatutos, Cuauhtémoc es un Estados Unidos chiquito, convergen todas las razas, es una región donde hay mucho talento” expresó.

Alfonso Alvarado Juárez se siente orgulloso de su familia, califica que el beisbol ha evolucionado, sólo falta hacer contratos laborales; jugador directivo, confía en que el actual presidente de la sexta zona Diedrich Peters Knelsen haga buen papel, cuenta con material para armar una buena selección. “En cincuenta años 10 campeonatos, no es fácil, no se dan en macetas, el beisbol debe ser autónomo. No involucra la política, apegado a los estatutos, Cuauhtémoc es un Estados Unidos chiquito, convergen todas las razas, es una región donde hay mucho talento” expresó.

En su casa, relajado en un rincón del jardín, compartió las satisfacciones de su vida en el deporte, “ahora con la distinción de que el torneo regional lleve mi nombre qué más puedo pedir, como manager, persona, directivo jamás tuve problemas, recientemente en la creación del Salón de la Fama tuve varios cómplices que cooperaron para adaptar el nicho a grandes beisbolistas, agradezco a Heliodoro Juárez expresidente, a Humberto Pérez Holguín, actual alcalde, a Enrique Villagrán, a otros tantos que contribuyeron para armar la obra. Todavía Falta, espero la participación del grupo Cuauhtémoc por el Deporte para fortalecer la exposición en este aposento de los grandes en el estadio Nuevo”.

Su época como estudiante universitario en la capital del estado en medio de un ambiente rebelde de las guerrillas estuvo de la mano del beisbol. No tenía técnica para fildear, pero sí poder para batear, a grandes como Pablo “La Borrega” Tamez,

Rafael “Porky” Palma. En su faceta como abogado acatando su responsabilidad como juez no fue difícil involucrarse en el beisbol cuando militaban grandes jugadores de la talla de Arturo Carrasco, Manuel Sáenz, Guillermo Ruiz, campeones de manera consecutiva en la década de los 70. Comenzó su andar en los campos formando equipos como Introductores de Ganado, Coprechisa, Ponchos, Novatos.

En 1978, a raíz de los castigos de peloteros, nadie quería la selección de Cuauhtémoc, fue de la mano con Paco González de la Junta como entró al máximo circuito marcando huella como estratega.

Adentro de la infinidad de anécdotas sobresalen la presencia de un Roberto “Nono” Corral muy jovencito en los jardines, al lado de grandes peloteros, apoyos de patrocinadores, promotores como Introductores de Ganado, Ponchos Cafetería, Cachorros del Licenciado Alvarado, Coprechisa, Poncho Rodríguez; de una tienda de deportes, José Pepe Baca (+).

En su actuar como litigante y profesionista, marcó huella en Tribunal para Menores 12 años sin percibir honorarios. Su pasión: el beisbol. Desea lo mejor y de alguna manea contribuir con su granito de arena, por lo anterior, Cuauhtémoc se debe sentir honrado con el hijo adoptado de Mulato, Ojinaga, Alfonso Alvarado Juárez.

A 27 años de la partida de Manuel Alonso Ronquillo Gardea

Fuente:Solo Béisbol Juárez, Los Lenchos, Raúl Urquidi.

El “Toro” de Camargo llegó al béisbol y se fue de él en forma estrepitosa y violenta, nunca en el terreno de juego se le vio sereno, algunos deportistas sienten pasión por ganar, en Manuel Alonso el triunfar fue su obsesión. Aún estando de cuarto bat en el line-up y vigilando la colchoneta caliente, pedía la pelota de relevo cuando su equipo estaba en apuros. Tal vez por eso lo llamó el Señor en pleno ascenso, cumpliendo aquello de que los llamados de los dioses se van jóvenes.

Al béisbol llegó cuando tenía 13 años de edad jugando en un equipo de infantil mayor que armó su señor padre, tres años después se le vio en la primera fuerza con el BB Frio de Camargo bajo el mando del que fuera su primer manager, Rubén Chávez.

Cuentan que en el segundo juego como pelotero de primera fuerza disparó su primer jonrón, temporada 1979 en el Estadio Naica, otro de sus “bambinazos” que hizo historia es el que le dio al “Cubano Flores en el estadio Delicias en partido de exhibición contra la Selección México, el timonel del seleccionado azteca Raúl Cano, trató de convencerlo se enrolara en el profesionalismo a lo que el “Toro” dijo que no, aduciendo que nunca dejaría Chihuahua y que su gran y única meta era el realizar una carrera profesional, lo cual logró al titularse como Ing. Geólogo en la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH).

Su internacionalidad se inició en 1984 en el Premundial de China, tercera base titular de México que terminó en el quinto sitio. El 90 fue su gran año, declarado el Jugador más Valioso del Campeonato Internacional de Monterrey, México terminó en tercer lugar. Ese mismo año se efectuó el Juego de la Amistad en Seattle, USA, el” Toro” le pegó para .418 de porcentaje.

Ese 1990 los Panamericanos se efectuaron en Caracas, Venezuela, Manuel Alonso subcampeón de bateo con .515 de porcentaje..

A nivel Nacional, vistió la casaca Dorada en seis nacionales, en Villa Cardel, Veracruz, todavía andan buscando una pelota que mandó fuera del parque local en el Nacional de 1988.

A nivel estatal, tuvo participación en 13 Campeonatos, los Dorados ganaron el de 1987/88 y 89 consecutivamente, y en ello, “El Toro” Ronquillo fue el gran motor.

RECONOCIMIENTOS: 1990.- Declarado el mejor pelotero amateur de México, nominación que hace la federación mexicana de béisbol. También le fue concedido el Luchador Olmeca, presea que otorga la Confederación Deportiva Mexicana (CODEME).

Manuel Alonso Ronquillo Gardea ha sido inmortalizado tanto en el Salón de La Fama de la ciudad de Camargo (29 de Agosto del año 2009) como en el de la ciudad de Chihuahua (14 de agosto del año 2010).

El Estadio de Beisbol de ciudad Camargo lleva muy merecida y dignamente su nombre.

-Datos publicados años atrás por el también recordado, Raúl Urquidi-

La casa del equipo Cafe Central, el mejor campo de béisbol al norte del país

Por Paco Gómez de la Fuente

A la izquierda el campo de beisbol ubicado entre lo que ahora son las calles Lerdo, Vicente Guerrero, Ramón Corona y Galeana. Era “la casa” del equipo del ” Café Central ” de don Severo Gonzalez.

Fue inaugurado en 1927 con algunos juegos de exhibición, y reinaugurado de manera oficial el 30 de marzo de 1930, celebrándose enseguida un juego entre los equipos del “Café Central” manejado por José González y del club “La Cabaña”, que dirigía Miguel Adame y formaban parte de la segunda Liga Juárez, fundada precisamente en 1930. La primera fue fundada en 1928 por don José González, hermano de don Severo.

En su momento este campo fue considerado como el mejor del norte de México y uno de los mejores del sur de los Estados Unidos. Llegó a contar con gradas, mismas que según afirman algunos viejos juarenses, al desaparecer este campo, fueron instaladas en el campo de la Cerveceria. Con el equipo del “Café Central” jugaron peloteros de la talla de Salvador “Zurdo” Molinar, Arnulfo “el Panzón” Arras y Armando ” Pony ” Lucero. Arriba, a la izquierda, el Monumento a don Benito Juárez, y abajo a la derecha el edificio de la Aduana.