Etiqueta: Records LMB

Jack Pierce y sus 54 cuadrangulares en una temporada

Un cañonero de poder y miembro distinguido, desde el 2001 junto con Rudy Sandoval, Jorge Fitch y Pedro “Charrascas” Ramírez, del Recinto Sagrado con sede en Monterrey.

Fue parte de una época de oro en las décadas 80´s y 90´s en la pelota mexicana invernal y de verano.

Sus 54 leñazos, jugando en 1986 con los Bravos de León, batieron la marca de 46 que tenía desde 1964 el gran Héctor Espino.

Pierce, quien nació el 2 de junio de 1948 en Laurel, Mississippi, falleció en Monterrey, víctima de un infarto; al morir, era coach de los Sultanes en la Academia del Carmen, Nuevo León.

En MLB

Pierce jugo en MLB del 1973 y 74 con los Bravos de Atlanta ahí fue compañero de compañero de Max León con los Bravos de Atlanta y luego en 1975 con los Tigres de Detroit junto con Aurelio Rodríguez. Su bateo no fue gran cosa, con .211, ocho jonrones y 22 impulsadas.

Antes, en 1970 debutó en la Liga Rookie, jugando en la sucursal Clase A de los NYY hasta 1979 y en Triple A con el Spokane de los Marineros de Seattle.

Los que tuvieron la fortuna de conocerlo saben que en Pierce tuvieron un gran amigo, amable, que hizo de México su hogar desde que llegó a nuestro beisbol.

En LMP

En la LMP vio acción once temporadas (Mazatlán, Culiacán, Navojoa, Tijuana y Los Mochis) acumulando 116 jonrones y promedió .268.

Pierce estableció en 1972-1973 el récord de más cuadrangulares en una temporada (25) para un bateador zurdo, esa vez, jugando con los Venados de Mazatlán, equipo con el que en 1974 fue campeón jonronero (14).

En febrero de 1974, con los Venados dirigidos por Ronnie Camacho, vio acción en la Serie del Caribe celebrada en el estadio de béisbol “Héctor Espino” de Hermosillo, la primera que se disfrutaba en nuestro beisbol.

Pierce fue coach de los Naranjeros de Hermosillo durante la temporada 2004-2005 apoyando a los managers Tom Gamboa y Pat Kelly, además dirigió de manera interina al conjunto Naranja ese año a la salida de Gamboa.

En LMB

Debutó en 1974 con los Charros de Jalisco y luego del 76 al 78 jugó con Puebla, siguiendo con Saltillo, Coatzacoalcos, Aguascalientes, Campeche, Águila, León y Tigres. En doce años largó .294 jonrones y promedió .300 de bateo.

En 1976 fue campeón en jonrones (36) y producidas (118); vivió la época de notables tumbabardas: Espino, Willie Aikens, Andrés Mora y Nick Castañeda, entre otros toleteros de alto calibre.

Timón y scout

Pierce fue scout de varias organizaciones de Ligas Mayores y en esa función recomendó a varios talentos conocidos como Vinicio Castilla, Armando Reynoso Óliver Pérez, Luis Ignacio Ayala, Mario Valenzuela, Alfredo Aceves, entre otros talentos.

Tuvo un fino y excelente ojo para detectar en nuestra pelota nacional el potencial ligamayorista.

Fue manager de Rojos del Águila y de Bravos de León; también scout de Atlanta, Marlines, Medias Blancas Padres, Red Sox y Azulejos.

Victor Orozco, el nativo de la Laguna y su triple play

En el mundo del beisbol, una jugada de triple play es siempre digna de recordar, además de ser algo muy poco común en el Rey de los Deportes. Pero un triple play sin asistencia, además de ser una proeza, es más raro que observar un leopardo de las nieves.

Pocos saben que un lagunero ejecutó una joya de jugada en la que consiguió 3 outs por sí solo, sin soltar la bola, hazaña que quedó para la posteridad y su recuerdo en los libros de récords de la Liga Mexicana de Beisbol. Su nombre es Víctor Orozco Fuentes, nacido en Torreón, Coahuila, el 14 de agosto de 1945, empezó a jugar beisbol en su barrio, la colonia Ana, donde aprendió los fundamentos del Deporte Rey y pulió las habilidades que más tarde lo llevarían a formar parte del infield más famoso en la historia del beisbol mexicano: el famoso “cuadro del millón”, de los Tigres capitalinos.

SUS INICIOS

Entre sus logros como pelotero amateur se cuenta un subcampeonato nacional infantil en el año de 1957, jugando para el equipo de Cachuchas Deportes Chema. Para 1960 ya era jugador de la poderosa Liga Mayor de Beisbol de La Laguna, enfundado en la franela del equipo Farmacias Benavides, de don Florentino Bustillos, quien 3 años más tarde junto a don Ricardo Acosta Mauricio, impulsarían la construcción del estadio infantil Sertoma, ubicado en la colonia Torreón Jardín.
Víctor Orozco fue reclutado por la organización de los Tigres y lo firmaron para llevarlo a jugar en la Liga del Noroeste, con el equipo Diplomáticos de Tepic, Nayarit, de donde ascendió a la sucursal de la Liga Central, los Tigres de Aguascalientes, con quienes ya estaba jugando en 1962, mostrando un rápido desarrollo como pelotero.

Su debut en la Liga Mexicana de Beisbol se dio durante la temporada de 1966, año en que los de Bengala se coronaron campeones por cuarta ocasión en su historia, dirigidos por Ricardo Garza, derrotaron en la serie final a los Diablos Rojos del México por 4 juegos a 2.

LA HAZAÑA

Su gran hazaña del triple play sin asistencia llegó en la temporada de1968, cuando ya era el titular indiscutible de la novena de bengala, donde ya sin Rubén Esquivias, de los originales en el “cuadro del millón”, la primera base la jugaba el lagunero Agustín “Gallinazo” Hernández, la segunda la cubrían Arnoldo “Kiko” Castro y Abundio Hernández, en tercera jugaban Armando Murillo y el “Mara” Sañudo, mientras que en el short stop alineaba el histórico Fernando “El Pulpo” Remes.

Los jardines eran custodiados por José Luis “Pato” Hernández, Armando Díaz de León y Francisco “Pancho” García.

Durante un juego de temporada regular ante los Petroleros de Poza Rica, en el recordado parque del Seguro Social de la capital mexicana, Víctor Orozco logró su triple matanza sin asistencia alguna: la casa estaba llena, el bateador en la cuenta de 0 bolas y 2 strikes intentó sorprender con un toque de bola para realizar el siempre espectacular Squeeze Play.

Sin embargo, ahí estaba la mascota del lagunero Orozco para llevarse la pelota de aire y consumar el primer out, al darse cuenta de que el corredor que estaba en tercera tomó camino hacia home, Orozco fintó tirar a la tercera almohadilla, por lo que el corredor volvió a ir a home, sólo para ser tocado por el cátcher y consumarse así el segundo out.

Todavía, Orozco observó que el corredor de primera avanzó a segunda y se empalmó con el ocupante de esa almohadilla, por lo que el cátcher lagunero corrió hasta esa base, prácticamente “acorralando” al jugador de ofensiva, hasta que llegó a su posición y lo tocó, realizando un formidable triple play sin soltar jamás la pelota.

GUANTE DE PLATA

En su trayectoria por el beisbol profesional, Víctor Orozco Fuentes jugó algún encuentro de exhibición frente a los Dodgers de los Ángeles y tuvo oportunidad de batear ni más ni menos que frente al inmortal zurdo Sandy Koufax, además de viajar a jugar con los Tigres durante una gira en Japón. Jugó también para Saltillo, Ciudad Juárez y Monterrey, además de Poza Rica, con quienes ganó el guante de plata en la temporada de 1974. Terminó su carrera profesional con los Leones de Yucatán, al retirarse en el año de 1981.

Fue durante muchos años mánager del equipo representativo de laUniversidad Iberoamericana Torreón, a quienes llevó a jugar en la Liga Mayor de Beisbol de La Laguna y a coronarse campeones nacionales en Primera Fuerza de la Conadeip y en numerosas ocasiones en los juegos Inter UIA→ s, donde prácticamente no tenían rivales, pues ganaban cetro tras cetro en base a su excelente nivel. Hoy, Víctor Orozco Fuentes atraviesa un complicado momento en su salud, acompañado de los suyos trata de salir adelante para seguir disfrutando de sus dos pasiones: su familia y el beisbol.

24JONRONES

Conectó Víctor Orozco durante su carrera de 11 temporadas en la Liga Mexicana.

Ramón Ríos, el más difícil de ponchar, “La Pulpa” se encuentra a una carrera anotada de llegar a 500 en la liga

Ciudad de México (lmb.com.mx) 11 de mayo.- El mejor bateador de un equipo no siempre es el que tiene más poder, el que produce más carreras o el que tiene un porcentaje de bateo más alto. Hay otros parámetros para medir la efectividad de un toletero, y uno de ellos es la cantidad de turnos que en promedio tarda un bateador en poncharse. En ese rubro Ramón “La Pulpa” Ríos encabeza la LMB con un promedio de un ponche cada 21 turnos al bate, entre los jugadores con por lo menos 2.7 turnos por partido esta campaña.

Ríos es un pelotero de bajo perfil en un lineup de Sultanes de Monterrey saturado de estrellas como Agustín Murillo, Ricky Álvarez, Yadir Drake, Ramiro Peña, Chris Roberson y Sebastián Elizalde.

Ramón Ríos batea esta campaña para .335, con 4 cuadrangulares y 22 carreras impulsadas en 41 partidos. Apenas se ha ponchado 8 veces en 155 turnos al bate.

Además, el segunda base de los “Fantasmas Grises” se encuentra a sólo una carrera anotada de llegar a 500 en su carrera en la Liga Mexicana de Beisbol.

Ríos ha jugado 11 temporadas en la LMB, todas ellas con Sultanes de ;onterrey, además de un paso por Petrolero de Minatitlán en 2008. Tiene cuatro campañas consecutivas bateando por encima de los .300 y ha superado la cifra mágica en 6 de sus previas 10 campañas en el circuito veraniego.

Promedio de turnos en poncharse – Temporada 2018

Ramón Ríos                21.00 

Daric Barton 14.00 

Eduardo Arredondo 13.80 

Jason Bourgeois        13.56 

Luis Juárez                  12.92

Gonzalo Villalobos, El Rey del Triple en LMB

Llegó a Broncos de Reynosa en la temporada 1965 y ahí empezó su brillantísima carrera en la Liga Mexicana.

La temporada 1965 participo en 139 juegos para batear 168 imparables siendo lider en hits triples con 12. Esa virtud de batear extrabases de tres colchonetas, le caracterizo en su carrera, siendo hasta la fecha el lider de todos los tiempos en la LMB con 132.

Logró el campeonato con Broncos de Reynosa en la temporada de 1969, jugó de 1970 a 1972 con Torreón, luego las temporadas de 1973 y 74 con Charros de Jalisco. Finalmente los últimos años de su carrera 1975 a 1980 con Rieleros de Aguascalientes.

Gonzalo Villalobos pertenece al selecto grupo de peloteros con mas 2000 hits en la LMB. En 18 años de carrera conectó 2214 hits en 2119 juegos jugados con 979 carreras anotadas, 659 impulsadas con .278 de bateo de por vida.

Un jardinero de indiscutible calidad, un peloteto completisimo todo un profesional de la pelota.
Aquí lo recordamos en la temporada 1965 en su debut con Broncos de Reynosa.

Luis Alfonso García conectó su cuadrangular 150 en LMB

Oaxaca, Oax.- Con un total de 12 temporadas en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), el nacido en Guadalajara, Jalisco, Luis Alfonso García, concretó una marca personal importante en su carrera, que es llegar a 150 cuadrangulares en el circuito de verano.

Han sido un total de 4 equipos que ha militado el “Gigante Tapatio” en la LMB, quienes son Sultanes de Monterrey, Leones de Yucatán, Diablos Rojos del México y ahora Guerreros de Oaxaca; el equipo con el que más temporada ha jugado son los ”Fantasmas grises”, con un total de 8 campañas.

Ya vestido de Guerrero, el derecho conectó batazo por todo el jardín izquierdo en el segundo juego de la serie frente a los Diablos Rojos del México en el estadio “Eduardo Vasconcelos”, para que así, llegara a 150 bambinazos en la LMB.

García de igual forma es de los peloteros con más cuadrangulares en la Liga Mexicana del Pacífico, ocupa al momento la cuarta posición con un total de 148 batazos de vuelta entera, empatado con Andrés Mora (148) y debajo de Matías Carrillo (159), Eduardo Jiménez (199) y Héctor Espino (299).

Luis Alfonso García busca seguir escribiendo grandes historias ahora con los Guerreros de Oaxaca, en estos campeonatos “Alfredo Harp Helú” 2018.

La tropa bélica iniciará serie frente a los Acereros de Monclova el día de hoy en punto de las 19:30 hrs, en el estadio “Monclova”.

Cuadrangulares por año:

2005: 5

2006: 19

2007: 11

2008: 10

2010: 21

2011: 7

2013: 22

2014: 26

2015: 12

2016: 13

2017: 3

2018: 1

Cuadrangulares por equipo:

Sultanes de Monterrey: 121

Leones de Yucatán: 25

Diablos Rojos del México: 3

Guerreros de Oaxaca: 1